Fandom

Wiki League of Legends

Hecarim/Historia

< Hecarim

1.199páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Campeón Historia Estrategia Aspectos y Curiosidades


Detalles del Campeón
Lealtad/Hogar
Amigos
MordekaiserSquare.png
ThreshSquare.png
Mordekaiser Thresh
Rivales
KalistaSquare.png
YorickSquare.png
MaokaiSquare.png
Kalista Yorick Maokai

Desde la primera vez que fue visto en las costas al noroeste de Valoran, el gran espectro acorazado conocido como Hecarim infundió el terror en los corazones de todos aquellos que posaban su mirada en él. Nunca nadie había visto nada semejante a esta forma titánica y etérea, y el misterio de su repentina aparición era realmente desconcertante. Cuando Hecarim avanzó hacia el este, dejando tras de sí un rastro de tierras desoladas y sin vida, los habitantes de las llanuras abandonaron sus hogares para refugiarse en la seguridad de Demacia. En las tabernas de la ciudad, ahora llenas de gente, se expandían entre susurros los rumores sobre este fantasma inhumano. Algunos aseguraban que era la sombra vengativa de un antiguo guerrero, que intentaba destruir a todos los seres vivos; un hombre insistía que se le había visto liderando una legión entera de caballeros espectrales; otros todavía creían que se trataba de la creación de un malvado nigromante. Un comandante demaciano, con el objetivo de acabar con el terror que había asolado la ciudad, reunió a varios de sus mejores soldados y partió con el objetivo de expulsar o destruir a Hecarim.

El comandante guió a sus soldados para que se pusiesen en el camino de Hecarim y se preparasen para su asalto. Pero cuando la aparición se puso a su altura, una intensa sensación de miedo se apoderó de los guerreros. Los hombres, paralizados por el terror, tan sólo podían gritar mientras el titánico fantasma pasaba por encima de ellos, destrozándolos y aplastándolos bajo sus cascos metálicos. Hecarim se giró hacia el comandando, lisiado y escondido, y sentenció: Esto no es más que el principio. Ningún ejército mortal puede hacer frente al poder de las Islas de la Sombra. Tras esas palabras, Hecarim reanudó su marcha sombría. Tras esta experiencia digna de las peores pesadillas, la locura se apoderó del comandante, quien regresó a Demacia como pudo; pero allí, sus advertencias fueron ignoradas por considerarse poco más que las divagaciones de un loco. Aunque las intenciones y el origen de Hecarim siguen siendo un misterio, su destino se desveló cuando llegó a la Academia de la Guerra y, con una voz ominosa y potente, exigió entrar en la Liga de Leyendas.

No lo comprendéis... las sombras nos consumirán a todos...
―Antiguo comandante demaciano

Actualización de la historia

Hecarim es un coloso blindado que cabalga desde las Islas de la Sombra a la cabeza de una hueste de jinetes espectrales para dar caza a los vivos. Monstruoso híbrido de hombre y bestia condenado a cabalgar por toda la eternidad, goza matando y aplastando almas bajo sus cascos de acero.

Nacido en un imperio caído y olvidado hace tiempo, Hecarim ingresó como escudero en una legendaria compañía de jinetes conocida como la Orden de Hierro, una hermandad cuyos miembros habían jurado defender las tierras del rey. En su seno soportó el entrenamiento más duro que quepa imaginar, un régimen terrible que lo convirtió en un guerrero formidable.

En paralelo a su transformación en adulto, Hecarim logró dominar con facilidad todas las formas de combate y las estratagemas de la guerra. Tras ver la facilidad con la que superaba a todos los demás escuderos, el caballero comandante de la Orden de Hierro se dio cuenta de la grandeza que albergaba el joven en su interior y lo reconoció como posible sucesor. Pero a medida que pasaban los años y Hecarim acumulaba una victoria tras otra a lomos de su corcel, el caballero comandante comenzó a vislumbrar una oscuridad cada vez más grande en el corazón de su lugarteniente. La sed de sangre y la obsesiva hambre de victoria de Hecarim estaban erosionando su sentido del honor y, al comprenderlo, el caballero comandante se dio cuenta de que el joven caballero no debía convertirse en señor de la Orden de Hierro. Lo convocó a sus aposentos privados para comunicarle que no sería su sucesor, y Hecarim, aunque enfurecido por la noticia, se tragó su rabia y continuó con sus deberes.

Llegó una nueva guerra y, en el transcurso de una batalla en la que participaba la Orden, el caballero comandante se encontró rodeado de enemigos y separado de sus hermanos. Solo Hecarim podía acudir en su socorro, pero en un momento de rencor, decidió volver la grupa y dejar morir a su comandante. Al finalizar la batalla, los caballeros supervivientes, ajenos a lo que había hecho, se arrodillaron sobre la tierra ensangrentada y juraron servirlo como señor.

Hecarim cabalgó hasta la capital, donde se encontró con Kalista Kalista, la general del rey. Kalista se dio cuenta de que se encontraba ante un hombre excepcional y por ello, cuando la esposa del rey cayó herida por la hoja envenenada de un asesino, encomendó a la Orden de Hierro que permaneciese junto al monarca mientras ella partía en busca de una cura. Hecarim aceptó, pero el hecho de que se le encomendara una tarea que él consideraba insignificante plantó en su interior la semilla del resentimiento.

Permaneció junto al monarca mientras este se sumía en una locura inducida por el pesar. Presa de la paranoia y enfurecido con aquellos que querían separarlo de su agonizante esposa, el rey envió la Orden de Hierro por todo el reino a sofocar unas revueltas que solo él veía. Hecarim dirigió la Orden de Hierro en una serie de sanguinarias operaciones de represión, que le granjearon fama de implacable ejecutor de la voluntad del rey. Ardieron ciudades enteras y la Orden de Hierro pasó por la espada a centenares de personas. El reino estaba sumido en la oscuridad y, a la muerte de la reina, Hecarim comenzó a tejer un velo de falsedades alrededor del rey. Le dijo que había descubierto la verdad sobre el asesinato y solicitó su permiso para invadir otros países con la Orden de Hierro, con la única intención de alimentar más su siniestra fama.

Pero antes de que partiera, Kalista regresó de su misión. Había encontrado una cura para la enfermedad de la reina en las legendarias Islas Bendecidas, pero llegaba demasiado tarde para salvarla. Horrorizada al ver lo que había sido del reino, la general se negó a contar lo que había descubierto y fue encarcelada por su desafío. Hecarim, viendo una oportunidad de aumentar aún más su influencia, decidió visitarla en su celda. Tras prometerle que haría lo que pudiera por contener la furia del rey, logró convencerla de que le contara lo que sabía. De este modo, y aunque de mala gana, Kalista accedió a guiar la flota del rey a través de los encantamientos que protegían y ocultaban las Islas Bendecidas.

Hecarim llevó al marchito y enfermizo monarca hasta el centro del mágico archipiélago, donde se encontró con sus guardianes y les exigió su ayuda. Los guardianes le ofrecieron sus simpatías, pero dijeron al rey que no podían hacer nada para ayudar a su esposa. Enfurecido, el rey ordenó a Kalista matarlos uno a uno hasta que obedecieran. Kalista se negó y se interpuso entre el rey y los habitantes de la isla.

Hecarim comprendió que había llegado a una encrucijada de su destino y tomó una decisión que sería su condena para toda la eternidad. En lugar de apoyar a Kalista, le clavó una lanza en la espalda y a continuación ordenó a la Orden de Hierro que acabase con los habitantes de las Islas Bendecidas. Sus guerreros y él sacrificaron a los guardianes hasta conseguir que uno de ellos, un anciano encorvado que portaba un farol, llevara al rey hasta lo que buscaba: El secreto para resucitar a su esposa.

Pero cuando la reina volvió a la vida, lo hizo como un monstruo de carne putrefacta, carcomido por los gusanos, que suplicó que le permitieran volver a morir. Horrorizado por lo que le había hecho a su amada, el monarca lanzó un hechizo para acabar con sus vidas y unirlos para toda la eternidad. El conjuro hizo efecto, pero por desgracia, sin que nadie pudiera preverlo, las numerosísimas y poderosas reliquias que se guardaban en la isla multiplicaron por cien su poder.

Un huracán de neblina negra rodeó al rey y desde allí se propagó por toda la isla matando a todos aquellos con los que se encontraba. Hecarim abandonó al rey a su suerte y trató de regresar a los barcos con la Orden de Hierro, luchando con los espíritus de sus anteriores víctimas, convertidos en espectros por la neblina negra. Uno a uno, los caballeros fueron cayendo en la no muerte, hasta que solo quedó Hecarim. Cuando la brujería desatada se apoderó de él, se fundió con su poderoso corcel creando una monstruosa abominación que era el auténtico reflejo de la oscuridad de su alma.

Entre aullidos de rabia, una agónica transformación engendró la titánica bestia conocida como la Sombra de la Guerra, un monstruo metálico hecho de furia y resentimiento. Los pecados de su vida anterior, acrecentados por un remolino de magia negra, dieron luz a una criatura de inagotable malicia y aterrador poder.

Ahora, Hecarim es esclavo de las Islas de la Sombra y patrulla por sus costas de pesadilla dando muerte a todos cuantos se encuentran con él, en una grotesca parodia de su antiguo deber. Y cuando el siniestro archipiélago vomita las nubes de neblina negra, el titánico centauro, a la cabeza de la espectral hueste de la Orden de Hierro, cabalga para masacrar a los vivos en recuerdo de glorias pasadas tiempo ha.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar