FANDOM


Campeón Historia Estrategia Aspectos y Curiosidades


Detalles del Campeón
Lealtad/Hogar
Independiente
Amigo
LuxSquare
Lux

Hay hechiceros que se entregan a los poderes primordiales de la naturaleza, renunciando a todo cuando hayan aprendido de la magia. Janna es una de esas hechiceras, que aprendió magia como huérfana cuando crecía en medio del caos de la ciudad estado de Zaun. Janna sobrevivía como podía en las calles. La vida era dura y peligrosa para una chica joven y bella, así que sobrevivía a base de ingenio y de robar cuando el ingenio no era suficiente. La magia desbocada que caracteriza a Zaun fue la primera herramienta, y la más atrayente, con la que Janna supo que podría protegerse y sobresalir. Janna descubrió que tenía afinidad con un tipo concreto de magia: la elemental del aire. Dominó sus estudios sobre la magia del aire en cuestión de meses, casi como si hubiera nacido para ello. Janna pasó de vagabunda callejera a avatar del aire prácticamente de la noche a la mañana, asombrando y superando a aquellos que la habían educado. Esa ascensión tan veloz también cambió su aspecto físico, dotándola de una apariencia de otro mundo.

Su objetivo es acabar con la injusticia del mundo (en especial, la locura en que se ha convertido la ciudad de Zaun), Janna llevó su talento a la Liga de Leyendas. Es una voz por la regulación de la experimentación mágica y apoya el desarrollo de la tecmaturgia. De este modo, se convierte en una aliada indirecta de la ciudad estado de Piltover y de las brillantes mentes tecmatúrgicas que viven allí. Janna también es una nueva favorita de muchos. A menudo es el centro de atención en funciones y otros eventos conmemorativos. Sin embargo, hay algo intocable en Janna y sus sentimientos pueden cambiar tan rápidamente como el viento.

No te dejes hechizar por la belleza de Janna. Como el viento, le basta un soplo para provocar una tremenda destrucción.


Nueva historia

Janna, armada con el poder de los vendavales de Runaterra, es un misterioso espíritu elemental que aprovecha el viento para proteger a los más desfavorecidos de Zaun. Hay quien cree que surgió de los ruegos de los marineros de Runaterra, que rezaban por ganarse el favor de los vientos en sus singladuras por las aguas traicioneras y en el fragor de la tempestad. Desde entonces, el nombre de Janna ha resonado en las profundidades de Zaun, donde se ha convertido en un faro de esperanza para los necesitados. Nadie sabe dónde ni cuándo aparecerá, pero casi siempre ha respondido a la llamada.

Muchos marineros de Runaterra recurren a extrañas supersticiones, lo que es comprensible, ya que con frecuencia su suerte depende de los tempestuosos caprichos del tiempo. Algunos capitanes insisten en derramar sal en la cubierta para que el mar no se percate de que vienen de la costa. Otros se aseguran de devolver al mar su primera captura, como muestra de piedad. Por eso no resulta sorprendente que la mayoría implore al propio viento una brisa firme, un mar en calma y un cielo despejado.

Muchos creen que Janna surgió de estas oraciones.

En sus inicios era pequeña. En ocasiones, los navegantes veían un pájaro de un azul brillante justo antes de que un saludable viento de cola hinchase sus velas. Otros sostenían que habían oído un silbido en el aire justo antes de una tormenta, como si fuera una advertencia de su llegada. A medida que se extendió la noticia de estos buenos presagios, los avistamientos del ave se hicieron más comunes. Algunos juraban que la habían visto transformarse en una mujer. Contaban que tenía las orejas puntiagudas y la melena suelta, que flotaba sobre el agua y comandaba el viento con un bastón.

Los navegantes crearon improvisados altares con huesos de gorriones marinos y conchas de ostras brillantes en las proas de sus barcos. Los mejores navíos los incorporaron como mascarones, con la esperanza de que su muestra más ostentosa de fe les granjease aún mejores vientos.

Con el tiempo, los marineros de Runaterra acordaron un nombre para este espíritu del viento: "Janna", una antigua palabra de Shurima que significaba "protectora". A medida que más navegantes empezaban a creer en ella y le hacían ofrendas más elaboradas para obtener su favor, Janna iba ganando en fortaleza. Ayudaba a los exploradores a cruzar las nuevas aguas, alejaba a los barcos de los arrecifes y, en las noches especialmente oscuras, tejía un manto brisa cálida sobre los hombros del marinero que añoraba su hogar. Se decía que, en ocasiones, sacaba de su curso con súbitas tormentas a cuantos albergaban malas intenciones en su travesía, como piratas, corsarios y otros semejantes.

Janna asumía su labor con gran alegría. Se sentía feliz velando por los océanos de Runaterra, ayudando a los necesitados y castigando a quienes lo merecían.

Hasta donde alcanzaba la memoria de Janna, los océanos occidental y oriental de Valoran estaban separados por un único istmo. Para desplazarse del oeste hacia el este, o del este hacia el oeste, las naves debían dominar las bravas aguas del extremo del continente meridional. La mayoría de barcos presentaban sus ofrendas a Janna, rogando por un viento fuerte que acortase la peligrosa travesía por la costa rocosa.

Los padres de la bulliciosa ciudad de la orilla del istmo se cansaron de observar el largo recorrido de los navíos alrededor del continente, que en ocasiones podía durar meses. Contrataron a los más brillantes científicos para que usasen los valiosos recursos químicos descubiertos en la zona para crear una inmensa vía navegable que uniese los mares principales de Valoran.

Las noticias del canal se propagaron como la viruela entre los marineros. Una ruta semejante abriría innumerables oportunidades comerciales, permitiría el tránsito sencillo a través de las peligrosas aguas, reduciría el tiempo de la travesía y haría factible el transporte de bienes perecederos. Acercaría Oriente y Occidente, y, sobre todo, traería cambios.

Con el canal abierto, los marineros no necesitarían los vientos de Janna para proteger sus barcos de los acantilados de Valoran. No tendrían que construir elaborados altares ni buscar pájaros azules en los horizontes tormentosos. La seguridad y la velocidad de sus naves ya no dependería de una deidad impredecible, sino del ingenio del hombre. Y así, cuanto más progresaban las obras a lo largo de las décadas, más decaía el fervor por Janna. Sus altares se estropearon, destrozados por las gaviotas, y rara vez se susurraba su nombre, aunque las aguas corriesen afiladas y revueltas en lo más crudo del invierno.

Janna se sentía cada vez más débil, al igual que sus poderes. Cuando intentaba invocar una tempestad, tan solo alcanzaba a conjurar una ligera ventolina. Si decidía transformarse en su forma de ave, solo podía volar durante unos minutos antes de parar a descansar. Había significado tanto para las gentes del mar apenas unos años antes... ¿Tan fácilmente se olvidaban de alguien que solo quería mantenerlos a salvo y honrar sus plegarias? La tristeza ante su lento declive hacia la irrelevancia la consumía. Al término de la construcción del canal, tan solo quedaba de ella el rastro de una imperceptible brisa.

La inauguración del canal se tiñó de júbilo. Se colocaron miles de dispositivos tecnoquímicos a lo largo del istmo. Los padres de la ciudad se reunieron para la ceremonia de encendido de la carga, mientras que los viajeros procedentes de todos los rincones del mundo esperaban atentos, con la sonrisa en el rostro y rebosantes de orgullo en los corazones.

Los dispositivos se activaron. Se levantó una niebla química de roca fundida. Las explosiones resonaron por todo el istmo.

Las paredes de los acantilados empezaron a agrietarse. La tierra comenzó a temblar. La concurrencia escuchó el rugido de las aguas y el silbido del gas.

En ese momento irrumpieron los gritos.

En los años que siguieron, nadie supo el motivo exacto del desastre. Algunos sostenían que fue a causa de la inestabilidad de las bombas químicas, y otros replicaron que fue debido a un error de cálculo de los ingenieros. Con independencia del motivo, las explosiones provocaron una reacción en cadena de seísmos que sacudieron el istmo hasta lo más profundo. Barrios enteros se hundieron en el océano y casi la mitad de los habitantes de la ciudad se vieron de pronto luchando por su vida contra las corrientes de uno y otro mar.

Mientras se hundían bajo las aguas por millares, clamaban pidiendo ayuda, rogando por que alguien los salvase. Y salió de sus labios el nombre que, hasta hacía poco tiempo, había reposado en sus corazones en los momentos de mayor peligro en alta mar: Janna.

Sacudida por el aluvión de súplicas de ayuda, Janna se materializó con mayor poder del que había sentido nunca.

Muchos de los que habían caído al agua ya se habían ahogado, pero, cuando Janna vio las nubes químicas surgiendo de las grietas en las calles, envenenando y asfixiando a los cientos de infelices que las respiraban, al instante supo cómo ayudar.

Desapareció en medio del gas mortecino, que, hasta donde alcanzaba la vista, abrumaba con su yugo cáustico a las víctimas indefensas del nacimiento del gran canal. Sosteniendo en alto su bastón, cerró los ojos. El viento empezó a girar en torno a ella, con un vórtice tan potente que los que la habían convocado empezaron a creer que los arrastraría de una pieza, si antes no los hacía pedazos. Del báculo emanó una luz cada vez más brillante, hasta que, al fin, de un único golpe certero y feroz, disipó la niebla tóxica. Cuantos la habían invocado contuvieron el aliento y alzaron los ojos hacia la mujer que los había salvado, jurando no volver a olvidarla.

Sopló una ráfaga de viento, y Janna desapareció... aunque algunos juraron haber visto cómo un pájaro azul anidaba en lo alto de las torres de hierro y cristal de la ciudad.

Años después de la reparación de la ciudad de Zaun y de la construcción de la reluciente Piltover sobre ella, el nombre de Janna aún pervive en innumerables relatos, que hablan del espíritu errante del viento que se aparece en los momentos de mayor necesidad. Cuando el Gris de Zaun amenaza, hay quien dice que Janna sopla para alejarlo y desaparece tan rápido como vino. Cuando un barón de la química se pasa de la raya o los gritos de una víctima quedan sin respuesta, un temible torrente de viento sacude los callejones y ayuda a cuantos otros niegan el auxilio.

Algunos dicen que Janna es un mito: un cuento de hadas optimista que los desahuciados relatan para aferrarse a un atisbo de esperanza en mitad del tormento. Otros, los que piensan en Janna cuando el viento silba entre las callejuelas de la ciudad o se arremolina en torno a los altares artesanales (construidos ahora con chatarra, en lugar de huesos de ave), saben que no es así. Cuando una ráfaga de aire resuena en las contraventanas y arranca la colada tendida, Janna no está lejos. Cada Día del Progreso, no importa el frío que haga, los creyentes abren puertas y ventanas de par en par para que Janna pueda expulsar el aire viejo del año que termina y renovarlo. Hasta los escépticos se sienten reconfortados cuando logran atisbar un pájaro azul surcando los cielos de Zaun. Aunque nadie puede asegurar cuándo o cómo aparecerá Janna, o si lo hará siquiera, casi todos concuerdan en lo mismo: es bueno que haya alguien que te cuide.
"No temas a los vientos del cambio: siempre soplarán a tu favor."
Janna

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.