Fandom

Wiki League of Legends

Yorick/Historia

< Yorick

1.206páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Campeón Historia Estrategia Aspectos y Curiosidades


Yorick, una figura aterradora y a la vez trágica, es una especie de ser necrófago que existe en el límite de la mortalidad. Algunos dicen que fue el último de su estirpe y que, muerto sin un heredero para su legado, quedó condenado a continuar para siempre con los deberes de su familia. Con la pala retorcida que ya utilizaba en vida, cumple sin descanso con la macabra tarea de cavar y llenar tumba tras tumba por todas las Islas de la Sombra.

Historia

El trabajo de sepulturero es esencial entre los vivos, pero en las Islas de la Sombras es de incalculable valor. La muerte tiene allí muchos matices y, más que temida o despreciada, es aceptada de buen grado. Solo se puede ascender de un estado a otro con la ayuda mágica de un profesional habilidoso. Al final de la primera Guerra Rúnica, Yorick Mori se ganaba la vida como sepulturero. Su familia poseía y cuidaba del Memorial del Eterno Descanso, uno de los cementerios más antiguos de Valoran. La pala que usaba en su trabajo se había transmitido de generación en generación. Cada sepulturero enseñaba a su hijo que su pala estaba imbuida con los espíritus de todos sus antepasados y que esos espíritus lo protegerían en las largas y solitarias noches que se pasaban entre las lápidas. Para su vergüenza, Yorick murió sin heredero. Era el fin del orgulloso linaje de los Mori. Su cuerpo fue enterrado en el mausoleo de la familia junto con su pala y el Memorial del Eterno Descanso no tardó en quedar en ruinas. Pero la muerte no fue el final que Yorick había esperado.

Emergió en las orillas encantadas de las Islas de la Sombra. No estaba del todo muerto, pero tampoco vivo, y aún agarraba su amada pala. Pronto descubrió que con ella podía trabajar como Caronte para los muertos vivientes de las Islas, ayudándolos a ascender por la larga escalera de la muerte. Esto resultó una maldición, puesto que, según la leyenda, un sepulturero debe "cubrir su cuota" antes de poder ascender. Nadie sabe qué es su cuota. Yorick siguió cavando incansablemente, esperando en vano el día en que sería libre de su carga. Mientras las décadas se transformaban en siglos, la vergüenza por sus fracasos fue creciendo en su cabeza. Volvió a Valoran en busca de su cadáver, convencido de que la salvación podía estar enterrada con él. Pero al llegar, no quedaba ni rastro del mausoleo ni del Memorial. Y cuando ya casi no le quedaban esperanzas, descubrió la Liga de Leyendas, donde vio la oportunidad de inmortalizar el nombre de su familia, que había dejado caer en el olvido siglos atrás. 

"Muere primero y luego hablaremos."
Yorick

Frases

Selección de Campeón
  • Play
    "La muerte es sólo el principio."
Movimiento
  • Play
    "Las respuestas están bajo la mugre."
  • Play
    "Sólo hay un destino posible."
  • Play
    "Te ofrezco el don de la muerte."
  • Play
    "Recordarás a Yorick Mori."
  • Play
    "La vida, se agota."
  • Play
    "Acepta lo inevitable."
  • Play
    "¿Quién requiere mis servicios?"
  • Play
    "El último aliento es el más dulce."
  • Play
    "Todo tiene una fecha de caducidad."
Atacando
  • Play
    "Llenaré la tierra de ellos."
  • Play
    "Otro alma para las Islas de la Sombra."
  • Play
    "Únete a mí en la eternidad."
  • Play
    "Los cuerpos vivos son... frágiles."
  • Play
    "Serán unos cadáveres estupendos."
  • Play
    "¿Oyes a la demonios?"
Provocación
  • Play
    "¡Te enterraré vivo! Jajaja."
Broma
  • Play
    "Creo que conozco a un pariente tuyo. Un tipo sin pelo... carne cayéndose... siempre hablando de cerebros. ¿Te suena?"
Risa
  • Play
    Yorick riendo.
  • Play
    Yorick riendo.
  • Play
    Yorick riendo.
  • Play
    Yorick riendo.
Al usar Omen of Pestilence.png Presagio de Pestilencia
  • Play
    "Marchitar."
  • Play
    "Rot."
  • Play
    "¡Atormentar!"
Al usar Omen of Famine.png Presagio de Hambre
  • Play
    "Devorador"
  • Play
    "¡Festín!"
  • Play
    "¡Perseguir!"

Respuestas de los Altares en el Bosque Retorcido

Si Yorick Yorick captura los Altares en el Bosque Retorcido, los Altares pueden dar las siguientes respuestas especiales:

Altar del Oeste
  • Play
    "Vaya, pobre Yorick."
  • Play
    "¿Te sientes solo, Yorick?"
  • Play
    "Como tu quieras, enterrador."
Altar del Este
  • Play
    "¡Has tu trabajo, enterrador! ¡Que nuestras vidas no dejen de crecer!"
  • Play
    "¡Traigan a sus muertos! ¡¡Traigan a sus muertos!!"
  • Play
    "¡Acaba con ellos enterrador! ¡Has que nos sirvan!"

Respuestas en Cooperativo vs. IA

Inicio de la partida

  • "We shall rise to this challenge."

Derrota del equipo aliado

  • "¡GG!"

Victoria del equipo aliado

  • "Victory... slips away."

Juicio de la Liga

Candidato: Yorick
Fecha: 17 de junio, 21 CLE
OBSERVACIÓN

Yorick encuentra la entrada de la montaña tras una búsqueda infatigable. Ha aprendido todo cuanto sabe de la Liga en fragmentos y la inusual naturaleza de la muerte en los Campos de la Justicia le intriga. No tiene ningún interés en juegos o política, sino que se mueve gracias a un impulso egoísta.

Es fuerte y está encorvado, preparado para su propósito. Lleva siempre su pala bien agarrada… Es lo que le permite mantenerse en este mundo. Transmite, al mismo tiempo, sensaciones de terror y pena, un cuerpo anciano que no puede descansar. Deambula tranquilamente hacia el espacio diseñado para su juicio, unas puertas de piedra en el borde de la montaña. La oscuridad lo envuelve al entrar. Un color que le sienta bien.

REFLEXIÓN

La oscuridad no molestaba a Yorick. Se pasó la mayor parte de su vida en la oscuridad y, lo que es más importante, infinidad de vidas en el más allá.

Una vida… bah. Los de sangre caliente se mueven en lapsos muy escasos.

Yorick apenas podía recordar sus primeros años en las Islas de la Sombra, contando con diligencia los días que pasaban, luego los meses, luego los años. Cuando las paredes interiores de su cueva no fueron más que una tormenta de líneas torcidas, dejó de llevar la cuenta. Contar los días de la muerte era tan absurdo como contar las respiraciones en la vida. Se preguntó, brevemente, cuántas vidas habría contado… Pero no era más que otro ejercicio inútil.

El canto de los grillos penetró en sus pensamientos. Era el tipo de sonido que, lentamente, te aparta de toda meditación y que, si te concentras en él, se convierte en una locura; más vidas a las que les va llegando la hora, buscando un propósito, como llamas bailando alrededor del carbón.

El olor de la tierra húmeda lo recibió como a un viejo amigo, expandiéndose a su alrededor. Yorick evaluó el entorno.

Estaba de pie, entre hileras de lápidas que se extendían en todas direcciones, sin fin visible. El aire estaba cargado de una intensa calma, tal y como caracterizaba a los lugares que unían la vida y la muerte. Era una cualidad que impregnaba cada centímetro de las Islas de la Sombra, aunque la vida hacía tiempo que había abandonado sus costas. En alguna ocasión, Yorick había pensado que esos jardines de muerte fresca eran como grumos atragantados en la garganta de la existencia, un lugar incómodo en el que se contemplaba el cruce.

Ahora, simplemente se preguntaba por qué había un cadáver allí.

El cuerpo estaba tirado en un carro, junto a una nueva tumba aún sin nombre. Los cadáveres no le molestaban, más bien al contrario. La perspectiva de acomodar almas a través de los muchos escalones de la muerte era una de las pocas emociones de las que podía disfrutar un enterrador de las Islas de la Sombra. Pero destacaba el hecho de que los cuerpos muertos (no confundir con los cuerpos no muertos) rara vez se presentaban ellos mismos para su funeral.

Hubo una época en la que Yorick se hubiese cuestionado esto, en la que hubiese intentado identificar el cadáver, hablar con la familia, asegurarse del nombre y otras cuestiones pertinentes que se grababan en la lápida. Ahora, simplemente, metió la pala en la tierra, feliz de haber acabado con los fantasmas de la curiosidad.

Con cada palada, Yorick notaba cómo florecía en él un sentimiento de remordimiento. En cierto modo, estaba bajo su encantamiento. Las emociones eran el licor de los vivos. Cuando uno cumple su tercer o cuarto siglo como no muerto, el recuerdo de las emociones es ya tan borroso que uno se pregunta por qué debería molestarse en recordarlas. Es aquí donde tiene lugar la desconexión entre los de sangre caliente y los no muertos. Un enterrador tiene un programa que seguir y los sangre caliente están absurdamente vinculados a sus vidas, incluso a pesar de las décadas de preparación para lo inevitable. Es, a fin y al cabo, lo inevitable.

Yorick había intentado llegar a un acuerdo una o dos veces, enterrar a gente viva para que pudiesen saborear sus preciosas vidas hasta el último momento; pero el resultado era un dolor de cabeza el doble de grande y nadie apreciaba nunca sus esfuerzos.

Para cuando hubo cavado el agujero, la mente de Yorick se sumió en una sombría ilusión. Por razones que no podía comprender, este entierro significaba algo. Al mismo tiempo, deseó que durase para siempre y que se acabase lo antes posible.

La última opción parecía la más práctica. Empujó el cuerpo al hoyo, sin ceremonias, y luego bajó para doblarle los brazos y colocarlo de una manera más o menos digna. Había algo extrañamente familiar en el cadáver. De todas las caras que había enterrado, de aquella infinidad de caras, que a estas alturas ya le parecían todas iguales… ¿Por qué esta parecía diferente?

Salió del hoyo y lo miró por última vez. Llevaba siglos sin hacerse preguntas sobre la vida de uno de sus cadáveres, pero no podía evitar las sensación de trabajo incompleto que emanaba de este. Justo cuando se estaba preparando para echarle la tierra encima a la tumba, resbaló. La pala cayó en el hoyo.

Yorick no había soltado su pala… nunca. Asustado, saltó a por ella, pero resbaló de nuevo. La tierra que había amontonado junto a la tumba empezó a caer sola, una avalancha no provocada. Yorick intentó frenéticamente retenerla, pero la tierra pasaba a su alrededor sin problemas. Miró hacia abajo y, por fin, lo comprendió.

La pala descansaba sobre el cadáver, sujeta bajo sus brazos cruzados. La cara, esa cara que debería haber reconocido, era la suya propia. Era la cara de la inocencia, la esperanza y la tristeza. Era una cara al principio de su viaje, convencida de haber visto el final.

Y Yorick ni siquiera pudo reconocerla.

La tierra caía como un torrente, ya había tapado completamente el cuerpo y los últimos restos de la cara iban desapareciendo. Yorick se metió en el hoyo y empezó a sacar la tierra frenéticamente. Ese movimiento le era extraño; estaba completamente perdido sin su pala.

Cuando el ultimo trozo de tierra se detuvo, Yorick estaba enterrado hasta los hombros. Hasta donde le alcanzaba la memoria, nunca había sentido nada tan intenso, y mucho menos esa tristeza implacable.

"¿Por qué quieres unirte a la Liga, Yorick?”".

Miró hacia arriba. Un hombre estaba de pie ante él, con una túnica, algún tipo de mago. La cara estaba oculta.

"¿Quién eres?", preguntó Yorick.

"Trabajo para la Liga de Leyendas, eso es todo cuanto necesitas saber”".

"“Ahora mismo no me importa vuestra Liga. Quiero ese cuerpo”".

"El cuerpo no es real. Está sacado de tus recuerdos. Un espejismo. Normalmente, estaría de pie aquí, con la cara de alguien que antaño hubieses conocido, pero parece que has olvidado a todo el mundo”".

Yorick pensó sobre ello. Debía de ser verdad.

"“¿Por qué quieres unirte a la Liga?", insistió el hombre.

"Quiero hacer… algo más. Quiero recordar… y ser recordado". Yorick se sentía como si algo le estuviese moviendo la lengua. Había agua en su cara.

¿Qué es esto? ¿Qué está ocurriendo?

"“Podemos ofrecerte esa oportunidad, Yorick, pero necesitamos saber algunas cosas sobre ti”". La voz nunca titubeaba.

"¿Sobre qué?”"

"“Sobre de dónde vienes”".

"“No lo recuerdo”".

"“No hablo de tu lugar de nacimiento. Me refiero a las Islas de la Sombra". Yorick dejó que las palabras resonasen en el aire.

"Muy bien".

"¿Es agradable desnudar la mente?”"

El hombre había desaparecido antes de que Yorick pudiese contestar. Yorick se sentía muy solo, aunque en algún lugar de su consciencia, estaba emocionado. Esa Liga de Leyendas pronto conocería el encanto de la muerte.

Desarrollo

El kit de Yorick Yorick fue diseñado por Coronach, pero su concepto fue diseñado por RiotBear.[1]

  • 1era Ilustración de Yorick Pentakill
  • E3 del 2011 trabajo en progreso
  • Arte conceptual de Yorick Enterrador (por el artista de Riot Larry Ray)
  • Arte conceptual de Yorick Pentakill (por el artista de Riot Larry Ray)

Descubriendo a los campeones

Yorick-teaser ES.jpg

Por Average Gatsby [2]

El auténtico marchamo del campeón es la capacidad de impresionar a todos con la ejecución de una habilidad que, por lo demás, podría considerarse mundana. Así que probablemente sea bastante atinado decir que para deslumbrar a alguien con el manejo de la pala, hay que ser realmente bueno en ello.

Con esto en mente, permitid que os presente a Yorick, el enterrador. Además de ser más ducho en el arte del entierro que nadie antes que él, siempre procura estar bien rodeado... al menos, de voraces muertos vivientes. Uno de estos dos.

Avance de Mecánicas

Por Morello [3]

"¡Saludos Invocadores!

Queríamos darles un avance de la jugabilidad de Yorick en una rápida mini-actualización.

Yorick es nuestro primer campeón que utiliza la creación y uso de súbditos invocados. Todas las habilidades de Yorick tienen diferentes efectos inmediatos, pero cada una deja un súbdito diferente del tipo apropiado. Por ejemplo, Presagio de pestilencia crea una explosión en área en la ubicación seleccionada que hace daño y ralentiza, y deja un demonio descompuesto. Entonces, este demonio ralentizará a los objetivos adyacentes durante su tiempo de vida útil. Todos los demonios tienen una barra de vida que se drena constantemente, lo que limita su tiempo de vida útil a una corta duración, y los enemigos que lo ataquen la acortarán aún más.

Yorick no es sólo un nigromante frágil y débil que sólo dice a sus súbditos que hacer, él es un luchador corpulento que puede repartir castigo por su propia cuenta. Esto se hizo principalmente para hacer su juego más consistente (ya que los invocadores frágiles, normalmente tiene una jugabilidad muy binaria en PvP ya sea si sus súbditos están vivos o no). Yorick puede entrar a la batalla y enfrentarse cara a cara con sus enemigos mientras comanda un ejército de demonios no-muertos en constante cambio.

Presagio de muerte es su definitiva característica que trae de entre los muertos a los jugadores para cobrar venganza. Yorick puede usar este presagio en un aliado, lo cual crea un demonio espectral de ese campeón. Si ese campeón es asesinado mientras existe el demonio espectral, entonces el objetivo gana inmortalidad temporal, volviendo de entre los muertos con la vida llena, la cual se drena por su cuenta rápidamente. Después de que el aliado resucitado se quede sin vida otra vez, se desplomará una vez más.

¡En verdad esperamos que disfruten de nuestro nuevo maestro de los no-muertos en el próximo parche!"

Historia de Parches

Referencias

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar